Llámanos

(+51) 999 091 980

Horarios

8 am – 6 pm Previa cita

¿CÓMO SE ALTERA EL

EQUILIBRIO INTERIOR?

Si bien es cierto que el ovario, útero y espermatozoide son partes individuales del sistema reproductor del ser humano, su funcionamiento es influenciado por elementos externos a ellos dentro del cuerpo humano. Por ejemplo:

ALIMENTACIÓN DEFECTUOSA.

La ingesta de exceso de grasas, azúcares y harinas conlleva a una alteración en el sistema de bacterias residentes dentro de la luz del intestino grueso llamada FLORA INTESTINAL DEL COLON. Esta alteración produce un fenómeno infamatorio en la pared del colon, liberando sustancias inflamatorias, por vecindad, a la pelvis, inflamando el ovario, la trompa y el útero, dando como consecuencia alteraciones del funcionamiento normal de cada uno de ellos. Impidiendo que el embarazo se logre adecuadamente.

SEDENTARISMO.

El ejercicio físico tiene muchos beneficios para la salud, dentro de ellos para el sistema reproductivo. Evita el estreñimiento y por consiguiente el fenómeno inflamatorio en el colon, equilibra el funcionamiento hormonal de la FSH y LH para la ovulación, disminuye los niveles de insulina, lo cual mejora el proceso ovulatorio y de la espermatogénesis, aumenta las endorfinas para el buen funcionamiento de las hormonas FSH y LH de la ovulación y de la espermatogénesis, disminuye los niveles de cortisol, (ver después), ayuda a disminuir de exceso de peso (ver después). En el varón evita la formación del VARICOCELE, dañino para la espermatogénesis. La falta de ejercicio, SEDENTARISMO así producirá efectos negativos en el proceso reproductivo.

EXCESO DE PESO.

El exceso de peso implica exceso de grasa corporal. La grasa corporal en exceso desencadena un estado de inflamación de baja intensidad en todo el cuerpo produciendo sustancias inflamatorias como en TNF alfa. Esta sustancia ha demostrado ser dañina para los óvulos y el espermatozoide. Asimismo, el TNF alfa aumenta los niveles de insulina alterando, también la ovulación y el espermatozoide. Igualmente, la inflamación se produce en el endometrio dificultando la implantación del embrión.

INFECCIONES.

Hay infecciones crónicas silentes en el sistema reproductor del varón y de la mujer, que no dan síntomas ni molestias. El tema es que aun así causan dificultades en el proceso reproductivo produciendo inflamaciones crónicas en el testículo, próstata, ovarios, trompa y útero. Un examen minucioso determinará si la mujer y el varón tienen este problema. Detectarlo y tratarlo oportunamente será de beneficio para el proceso reproductivo.

TABAQUISMO.

El humo del cigarro, aparte de tener toxinas, tiene sustancias inflamatorias para el ovario, útero y el testículo. Por ello, el fumar cigarrillos altera el desarrollo del óvulo, del espermatozoide y la implantación del embrión. Si bien es cierto no está establecido el número mínimo de cigarrillos al día que se fume para que se produzca el daño, es recomendable no fumar.

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL.

Existe evidencia más que suficiente de que los contaminantes ambientales como los pesticidas, los diluyentes de pinturas como el tinner, el humo de las fábricas y de los vehículos, los plásticos, etc. tienen efecto dañino sobre el óvulo y el espermatozoide.

LAPTOS Y CELULARES.

Estos aparatos emiten ondas electromagnéticas. Si se colocan a una distancia cercana de los ovarios y de los testículos, estos tendrán dificultades en la producción de los óvulos y espermatozoide.

STRESS CRÓNICO

El stress y la ansiedad persistente conllevan a una alteración en él equilibro de las hormonas FSH y LH, las cuales gobiernan el desarrollo del óvulo y del espermatozoide. Asimismo, aumenta los niveles de cortisol, el que finalmente produce disfunción en el sistema inmunológico que atacará el ovario y los testículos y, más aún, el sistema inmunológico del endometrio en el útero, lo cual impedirá la implantación del embrión.

Como se puede apreciar, el ovario, el útero y el testículo pueden ser influenciados de forma negativa por múltiples factores originados tanto dentro de cuerpo humano como del ambiente exterior trastocando su funcionamiento y, por lo tanto, su capacidad reproductiva. Es así como se rompe el EQUILIBRIO INTERIOR y la FERTILIDAD se ve afectada. Recuperar este EQUILIBRIO es fundamental para tener las mejores posibilidades de llegar con éxito a lograr el embarazo.